Solidaridad de Alto Riesgo (por Impago)

Sala de control del Centro de Tratamiento de enfermos de Ébola (CTE) de Forécariah, en Guinea Conakry)

La asunción de cierto riesgo siempre ha formado parte de la mística de la cooperación. La figura del (o la) cooperante desplegada en algún confín del mundo usualmente se ha asociado a mil amenazas a su integridad física o mental vinculadas a toda suerte de peligros, desde serpientes a milicias armadas o desastres naturales. Ante estos las ONG y Agencias de cooperación han erigido un muro compuesto por códigos de conducta, protocolos y demás parafernalia que, una vez montada alrededor de cada cooperante, opera (de manera ilusoria o real, según el caso) como primera línea de defensa de su portador, reduciendo los riesgos al mínimo.

Continua llegint «Solidaridad de Alto Riesgo (por Impago)»

Lo siento pero las ONG No Somos Así (O al menos no todas..).

Varias ONG (25 concretamente) han decidido que había que acabar de una vez  por todas con  la indefinición y la incomodidad del mundo de las ONG hacia los movimientos ciudadanos surgidos alrededor del 15M y han tomado la iniciativa. Y vaya si lo han conseguido.

Esas entidades, a través de la campaña Somos Así,  argumentan sobre las razones que motivan a la gente a dar su apoyo a causas sociales y  nos explican que  los humanos ayudamos porque ayudar genera una gran felicidad, personal y colectiva.

No voy a entrar en la profundidad de los argumentos pretendidamente científicos puestos sobre la mesa por la campaña, que suenan un tanto flojos en el mejor de los casos  o, por generalidades, a sopa de ajo.  Sí voy a entrar, en cambio, en que en un momento en que la ciudadanía ha ocupado plazas y calles para debatir públicamente en foros ciudadanos temas como son la deuda, los derechos humanos o las políticas del FMI – temas hasta hace poco monopolizados por el sector de las ONG –  unas pocas entidades  inician una campaña que no sólo apela a un instinto básico  para conseguir recursos (dona y sé feliz..) sino que vacía de contenido la lucha por la justicia y por una transformación social en profundidad.

Continua llegint «Lo siento pero las ONG No Somos Así (O al menos no todas..).»

La AOD: Unos dan (ricos) y otros reciben (pobres). Pues no, resulta que varios roban y todo el resto (pobres, ricos y no tan ricos ) son robados impunemente..

Andaba yo el otro día ojeando un folleto de supermercado y, entre hoja y hoja, encontré una historieta sobre las andanzas del jovenzuelo Teodorín, ese retoño del presidente de Guinea Ecuatorial quien, a base de hacer lo que él llama negocios (Transparency International y algún juez francés prefieren los apelativos “expolio” y “extorsión”) se habría agenciado la friolera de, tirando bajo, varios centenares de millones de euros.  Teniendo en cuenta que se trata del ministro de agricultura y bosques de su país, dónde más del 70% de la población vive en la pobreza más extrema, parecen unas ganancias un tanto desmesuradas. Pero bueno, al final uno tiene una cierta sensación de déja vu al ver otra vez la historieta un tanto manida del líder-rufián híper-corrupto del tercer mundo, personaje esperpéntico e impresentable que se nos vende como uno de los principales obstáculos del desarrollo y la democracia de su país.

Continua llegint «La AOD: Unos dan (ricos) y otros reciben (pobres). Pues no, resulta que varios roban y todo el resto (pobres, ricos y no tan ricos ) son robados impunemente..»

La ayuda: ese freno (según algunos) al desarrollo de los países africanos – Sobre el volumen de la ayuda en África y su supuesto impacto (negativo)

Últimamente parece estar tomando cuerpo en ciertos foros de opinión y medios de comunicación la idea de que uno de los grandes problemas de la ayuda al desarrollo es que no sirve para nada, ya que no se “observan mejoras” en el “estado del paciente”. Es más, incluso se sugiere veladamente (y en algunos casos descaradamente)  que el gran problema del 0,7 y de las ayudas al desarrollo es que desincentivan el espíritu empresarial y acostumbran a los países beneficiarios a vivir “de rentas”.  Es sospechoso que tales insinuaciones tengan de repente tanto eco mediatico y contribuyan a deslegitimar (y recortar) un sector que hasta ahora gozaba de la confianza de la ciudadanía. De todos modos no está de más indagar un poco más y profundizar en el impacto real de la ayuda en los países receptores.

Lo primero que sorprende al neófito en la materia es la insignificancia del volumen de ayuda oficial al desarrollo (AOD) percibida por los países africanos, si se tienen en cuenta los flujos económicos a nivel regional y mundial. Especialmente si se confronta esa insignificancia con el ruido y los debates que la ayuda genera a nivel teórico e intelectual. Es incluso sorprendente el rechazo visceral que la ayuda llega a generar en ciertos ámbitos, que no solo ponen en duda su eficacia como factor de cambio y de desarrollo sino que incluso parecen reprocharle a la AOD de estar en la raíz del estancamiento económico africano.



En este sentido, choca constatar que el volumen total de ayuda concedido al Africa sud sahariana durante los primeros 40 años de su independencia apenas suma 300.000 millones de dolares. La importancia de dicha cantidad, que a primera vista puede parecer elevada, es relativa. Así, estamos hablando de una cantidad inferior al montante anual destinado a subvenciones al sector agrícola en los países ricos (350.000 millones), al equivalente al PIB de Argentina en 2004 y a un 45% de los gastos militares anuales de EEUU o un 20% de los gastos militares anuales mundiales. Si tenemos en cuenta que estamos hablando de un lote de ayuda a repartir entre 38 países escalonado en un periodo de 40 años, nos queda una cifra media por país que aún siendo respetable, no es ninguna panacea (unos 200 millones de dólares por año y país) y que equivale, a grandes rasgos, al precio de 150 km de carretera simple (dos carriles), de un hospital o al 8% del presupuesto del sistema educativo español. Es difícil ver como semejante cantidad podría haber jugado el papel que muchos asumen como motor del desarrollo de África.

Aún en el supuesto (probablemente falso, admitamoslo) de que la ayuda hubiera sido “bien utilizada”, es decir, invertida por ejemplo en infraestructuras con un alto índice de retorno que hubieran permitido su rápida amortización, la devolución de los prestamos contraídos, la generación de riqueza y crecimiento a nivel económico y social, es difícil de concebir que montantes relativamente modestos hubieran bastado para generar dinámicas de desarrollo a gran escala. Si la ayuda juega un papel tan importante en la estructura económica de los países africanos, la explicación habría que buscarla más bien en la falta de otras fuentes de inversión que no en el hecho de que la región reciba cantidades significativas o inusuales (por elevadas) de ayuda en relación al resto del mundo. Sin ir más lejos, España ha recibido en concepto de fondos europeos de cohesión entre 140.000 y 170.000 millones de euros desde su entrada en la UE. Esto supone una ratio de ayuda en fondos de cohesión por habitante superior a la AOD por habitante percibida en el conjunto de países del África sud-sahariana durante el mismo periodo de tiempo.

La idea de que el volumen de ayuda es desproporcionado y, peor, contraproducente, ha arraigado fuertemente en la literatura actual de divulgación sobre el Africa Negra. Autores de actuales “best sellers” como Dambisa Moyo (Dead Aid) o Stephen Smith (Négrologie) asumen rápidamente el papel de la ayuda como habiendo desincentivado a las poblaciones, generado dependencia y fomentado la corrupción y el mal gobierno en los países receptores, provocando con ello más pobreza. Sin poner en duda que la ayuda mal utilizada pueda haber generado dinámicas perversas como las enunciadas, haciendo números las cuentas no salen. Más que preguntarse por qué después de 40 años de ayudas los países del sur del Sahara no han despegado social y económicamente, parece que la pregunta más indicada es ¿dónde estan los recursos que deberían haber supuesto el plato fuerte de la inversión en Africa durante los últimos 50 años?, y ¿porqué las ayudas han ocupado el centro de la escena, cuando su talla era la de un actor secundario, por no decir la de un figurante?.  Puede que la respuesta esté en la caja y en el bolsillo de empresas, países e individuos que nada tienen que ver a priori con África.

Cooperar en tiempos de crisis: “Primero, los de casa” y otras perlas del nuevo argumentario contra el 0,7

Ha llovido mucho desde las acampadas por el 0,7 de finales de la década de los 90. Para muchos estas marcaron la inclusión del compromiso por el 0,7 en la agenda política y la madurez de la ciudadanía respecto a las obligaciones y responsabilidades derivadas de la posición de España en el mundo. Poco cabía pensar que el camino andado desde entonces pudiera desandarse en apenas unos meses. Pero la clase política española (que ha insistido en su compromiso de llegar al 0,7 en cada campaña electoral desde entonces, y que nunca lo ha cumplido) se ha lanzado en una dinámica de recortes que en la práctica suponen el desmantelamiento del sistema de cooperación español tal y como lo conocemos y, peor, el enterrar en el cajón del olvido el concepto mismo del 0,7%.

La razón invocada es sencilla: Primero, los de casa. El argumentario puesto sobre la mesa por la multitud de instituciones y gobiernos municipales, autonómicos, estatales y otros aficionados a la tijera no es excesivamente elaborado pero es eficaz. Sobretodo en un país dónde las clases populares cada vez tienen más problemas para llegar a fin de mes en un ambiente generalizado de recortes sociales de toda índole. Pero lo que a primera vista puede parecer sentido común (es decir, en tiempo de crisis es normal dedicar el dinero destinado a ayudar a los pobres a la gente que lo está pasando mal y dejar para otro momento las ayudas a gente que vive en el otro extremo del planeta) esconde en realidad un razonamiento y unas consecuencias perversas, aparte de una contradicción de base: Aunque algunos no se enteraran, en España nunca dejó de haber pobres, incluso en los años de bonanza económica (un 14,3% de la población en 2006).

Lo perverso es el paso atrás que supone argumentar que el sentido de la cooperación es sólo ser majos y que dar el 0,7, el 0,1 o nada es una decisión que sólo concierne al que da y que no responde a un compromiso más amplio. En este punto es necesario recordar que destinar el 0,7 del producto interior bruto a la ayuda para el desarrollo es un compromiso adoptado en el marco de la 34 asamblea de las Naciones Unidas (1980) y que este porcentaje tiene como objetivo posibilitar el cumplimiento del articulo 22 de la declaración de los derechos humanos. En este se precisa que “toda persona, como miembro de la sociedad, tiene derecho a la seguridad social, y a obtener, mediante el esfuerzo nacional y la cooperación internacional, habida cuenta de la organización y los recursos de cada Estado, la satisfacción de los derechos económicos, sociales y culturales, indispensables a su dignidad y al libre desarrollo de su personalidad”. Es decir, mantener la ayuda en el 0,7% en los países más desarrollados es el mínimo estimado necesario para que los países menos desarrollados puedan garantizar el resto de derechos enumerados en la declaración.

La ayuda al desarrollo Española nunca llegó a cumplir con los compromisos internacionales y tocó techo en apenas el 0,46% del PIB en 2008. El gobierno socialista se comprometió en llegar al 0,7% antes de 2012, pero a partir de 2008 el porcentaje se ha ido reduciendo. Nunca hemos sido especialmente generosos, más bien al contrario, nunca hemos estado a la altura de lo que se esperaba de nosotros.

Lo más pernicioso de todo es que para justificar el recorte se pase de puntillas sobre las implicaciones de no haber llegado nunca al 0,7% y del hecho de que el recorte supone una bofetada al compromiso de España con la realización efectiva de la declaración de los derechos humanos. La inclusión del compromiso en alcanzar el 0,7 en la agenda política en los 90 y en la primera década del siglo 21 implicaba, más allá del acto puntual de dar tal o cual montante, la responsabilización de España a nivel internacional. Al fin y al cabo España no deja de ser la 12ª economía del mundo y eso implica unas responsabilidades internacionales que no se pueden obviar, incluso en tiempos de crisis.

Más allá de los porcentajes lo que más choca es que se racanee con cantidades que vienen a ser, teniendo en cuenta su significación ética y de compromiso internacional, el chocolate del loro. A modo de ejemplo, la Generalitat de Cataluña, que en 2011 ha efectuado un recorte de 30 millones de euros (55%) sobre los fondos destinados a AOD, dejará de ingresar por la supresión del impuesto de sucesiones alrededor de 200 millones de euros.

El uso de argumentos económicos (y su aceptación por parte de buena parte de la ciudadanía) para recortar los porcentajes de ayuda no deja de tener consecuencias en otros ámbitos del imaginario colectivo. No olvidemos que  la cooperación internacional y el derecho a la seguridad social  de todo ser humano se encuentran definidos en el mismo articulo de la carta universal de los derechos humanos. Si se pueden dejar de honorar los compromisos adquiridos en relación a la primera argumentando que hay otras prioridades, ¿no serán igualmente válidos argumentos análogos para dejar de financiar la segunda? Queda por preguntarse que prioridades tan importantes son esas que pasan por delante de la cobertura de los derechos básicos de la gente y de la responsabilidad de España como país. ¿No tendrán algo que ver con salvar a entidades bancarias y asegurarse de que quienes originaron la crisis no paguen por ella?